Lunes, 12 Octubre 2020 16:00

Restricciones: mazazo a comercios y a las actividades deportivas

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)
Javier Dieminger - El intendente de La Falda fue el primero en hacer sentir su voz en contra de las medidas de cierre del Valle de Punilla Javier Dieminger - El intendente de La Falda fue el primero en hacer sentir su voz en contra de las medidas de cierre del Valle de Punilla Portal de Opinión

La firma del Decreto 714 del 11 de octubre, del gobierno de la provincia de Córdoba, se transformó en el golpe de gracia para muchos comerciantes que recientemente habían comenzado a trabajar e intentar darle continuidad a la actividad.
 

La larga cuarentena (más de 200 días), hasta el momento solamente mostro la inoperancia de las autoridades que basaron sus conclusiones en una fotografía incorrecta, con datos inciertos, sin testeos provocando la mayor crisis económica y social de la historia argentina.
 

El interior del país, se vio obligado a aislarse en el momento en que no había casos, y el problema, dicho por el propio Alberto Fernández, pensaban solamente iba a afectar al AMBA.
 

Sin los testeos necesarios, encerraron a la ciudadanía, privándolos de trabajar, circular y estar con sus afectos, porque se “iba a fortalecer el sistema de salud, principalmente apuntando a camas de terapia con respiradores”.
 

Hoy el sistema de salud en promedio a nivel nacional cuenta con el 70% de las camas covid19 ocupadas –estas cifras varían de acuerdo a la jurisdicción-, la provincia de Córdoba, de acuerdo al parte de ayer domingo 11 de octubre, tiene una ocupación del 80,5% de camas covid.
 

Con más de doscientos días de cuarentena no hay estado de ánimo que lo resista. Pero además hay que sumar la cuestión económica que afecta a millones de personas. Trabajadores y empresarios se ven enormemente afectados porque los negocios cierran y por consiguiente aumenta el número de desocupados.
 

En nuestra región, que estuvo cerrada, sin poder producir, acumulando deudas cuando no tenía casos positivos y con el correr de los días las actividades comenzaron a abrir, pero al mismo tiempo el virus comenzó a hacer lo suyo en nuestras tierras.
 

A pesar de todo esto, los comercios y los clientes, se adecuaron a los protocolos vigentes, invirtieron dinero en bioseguridad, y comenzaron a trabajar con menos personal pero con la esperanza de comenzar a recaudar, no para reinvertir, sino para poder pagar las deudas ya generadas.
 

Muchos comerciantes abrieron sus puertas días atrás, invirtieron en mercadería e incorporaron personal, pero hoy nuevamente tienen que cerrar y por catorce días. Para muchos de ellos como bares y restaurantes las horas están contadas. No podrán generar ingresos, pero los costos fijos seguirán corriendo y la ayuda del estado estará cada vez más lejos.
 

Al menos en Punilla –que cuenta con muchos menos casos que otros departamentos que no fueron incluidos en el decreto- no se registraron casos positivos en ningún local gastronómico, gimnasio, culto o piletas de natación.
 

Al parecer, desde el gobierno cordobés, para justificar el fracaso de los COE, la falta de comunicación entre ellos, la inoperancia de las autoridades y la sumisión al gobierno nacional, es conveniente castigar a quienes cumplen con los protocolos en lugar de buscar el virus, testear y obrar en consecuencia en los centros asistenciales y geriátricos que son los lugares donde se puede verificar el alto grado de transmisión del covid19.
 

El último jueves, el ministro de Salud Diego Cardozo, en conferencia de prensa, luego de la presentación del informe de situación provincial, desmintió a periodistas que en sus redes sociales mencionaron “la vuelta a la fase 1” en la provincia. Aseguró que “siempre se habla del tema pero que no iba a suceder nada al menos hasta el 26 de octubre”.
 

Algo no estaba bien, a los tres días nos encontramos con un decreto nacional que nombra específicamente a la ciudad de Córdoba y cinco departamentos en una fase restrictiva.
Sobre la cuestión, esta mañana en “90 minutos” el intendente de La Falda Javier Dieminger, quien se mostro sorprendido por la medida y la cuestiona severamente.
 

Lo propio manifestó el intendente de Villa Giardino Omar Ferreyra, quien además agregó que durante los incendios forestales, la localidad albergó a un importante número de bomberos voluntarios, en hoteles que cumplieron con todas las medidas de bioseguridad y no se registró ningún caso positivo. (Mirá el video más abajo)
 

La voz de los comerciantes estuvo representada en el programa por Carlos “Tato” Tabares. El empresario se mostró muy preocupado por la situación que generará el cierre definitivo de muchos comercios en la zona. También convocó a una movilización que realizaran los comerciantes mañana, 13 de octubre a las 11 horas en ruta 3 y Av. Eden.

Visto 53 veces Modificado por última vez en Lunes, 12 Octubre 2020 22:55

Medios

Intendente Omar Ferreyra - Preocupación por la situación de los comerciantes en Villa Giardino Radio Única Punilla
Inicia sesión para enviar comentarios