Luis Delsemme

Luis Delsemme

  • Flavia Saganias se presentó hoy, junto a su abogado en la Fiscalía de Cosquín.
  • La denuncia se formuló el 8 de agosto de 2017.
  • Luego de distintas pericias realizada a la menor (7), la fiscalía archivo el expediente en octubre de 2017.

 

En el ataque perpetrado contra Gabriel Fernández (56), se pretendió vengar una situación, sobre la cual la justicia aún no se había expedido.

Una nueva página se abre en el caso que conmocionó a la población, por las repercusiones violentas que se vivieron en una humilde vivienda de Capilla del Monte, cuando familiares de una niña presuntamente abusada, decidieron hacer justicia por mano propia.
 

El 8 de agosto de 2017, Flavia Saganías (41), formuló una denuncia por abuso sexual contra su hija de 7 años, en la fiscalía de Cosquín.
 

En la denuncia manifestó que el presunto abusador habría sido su ex pareja Gabriel Fernández.
 

El fiscal Martín Bertone (hoy camarista en Córdoba), ordenó la realización de una serie de pericias con profesionales del Ministerio Público Fiscal. Estas pericias incluyeron cámara Gesell.
 

Con los resultados de las pericias realizadas, la fiscalía decidió, el 8 de octubre de 2017, archivar la causa por no encontrar indicios de abuso sexual sobre la menor.
 

Esta mañana, en tribunales de Cosquín este medio, habló con el abogado Carlos González Quintana, representante legal de Saganías, quien dijo: “Insistimos con el desarchivo de esta denuncia simplemente para que la justicia investigue a fondo un hecho que en la generalidad de los casos siempre salen a la luz mucho tiempo después, por la complejidad que tiene la problemática, los abusos sexuales en la infancia son acontecimientos muy traumáticos que generan habitualmente en los niños que lo padecen situaciones de bloqueos, de silencios y de negación”.
 

La niña fue asistida, según lo relata el González Quintana, en un centro que se dedica específicamente al abordaje de niños traumatizados o que han vivido experiencias traumáticas de índole sexual en su infancia, “es el programa PAICA que funciona en el Hospital de Niños y que depende del Ministerio de Salud de la provincia, y a partir de los indicadores concretos de abuso se la deriva a un tratamiento psicológico especializado” afirmo el letrado.
 

Con la suma de informes profesionales, se realizó el pedido de desarchivo del expediente, esperando que la fiscalía tome en cuenta el requerimiento y “ordene las pruebas que crea convenientes, incluyendo una nueva cámara Gesell, para no vulnerar a un niño la posibilidad de ser oído”, concluyó González Quintana


Ataque injustificado, llevó a la familia a juicio.
 

La denuncia contra Fernández se presentó el 8 de agosto, pero a los pocos días, fue “escrachado en redes sociales”, con su fotografía y datos personales, incitando a que la población tomará venganza por el hecho, que aún estaba bajo investigación judicial.
 

Esta venganza se llevó a cabo el 13 de agosto, cuando el hermano de la denunciante, Emiliano Saganías (39) y la mama de ambos Mónica Bonifacio, viajaron desde Buenos Aires para agredir e incendiarle la vivienda a Fernández.
 

En los próximos días, se estará conociendo la sentencia contra estas personas, en el juicio con jurado popular que se esta sustanciando en la Cámara en lo Criminal y Correccional de Cruz del Eje.
 

Cabe mencionar que la Fiscal de Cámara, Haydeé Gersicich solicitó una condena de 23 años de prisión para cada uno de los acusados, por los delitos de “privación ilegitima de la libertad calificada, lesiones graves calificadas por ensañamiento e incendio”

  • El sangriento crimen ocurrió en la noche del 15 de enero de este año.
  • En esa oportunidad, Micael Maximiliano Funes (29), utilizando un cuchillo dio muerte a sus abuelos.
  • El agresor, al día siguiente se presentó en la comisaría de Cosquín, donde relató lo sucedido.

Micael Funes, decidió en un momento de su vida, instalarse a vivir en una casa próxima a la de sus abuelos, en el barrio El Condado, de Cosquín, tratando de dejar atrás el consumo de drogas y alcohol que lo estaba afectado en su vida.

Con la intención de cambiar de residencia, modificar sus hábitos de vida y estar más vinculado con sus abuelos, Funes dejó su casa en Río Tercero y se mudó a pocos metros de la casa de Ascensión Luisa Castro (74) y de Ciriaco Amado Funes (79).
 

La tranquilidad del barrio se vio completamente alterada, al comenzar la tarde del 16 de junio y encontrarse con el movimiento de policías y peritos.
 

La sorpresa dio paso al dolor cuando se fueron conociendo las noticias de quienes eran las víctimas del terrible doble homicidio. Aun hoy, no salen del asombro. Porque sus queridos amigos y vecinos ya no están más y con la incógnita que aún persiste, ¿Por qué su nieto, a quien estaban ayudando a superar el consumo de drogas, decidió una madrugada arrancarles la vida?

Las cosas en el interior de la vivienda estaban en su lugar, no la registró, por lo tanto, el victimario no se llevó ningún elemento de valor o de interés.

Los mató, se acostó a dormir y al otro día fue a la comisaría.
 

Minutos después de la una de la tarde, Micael Funes se presentó en la guardia de la de comisaría de Cosquín, expresando en forma espontánea: Maté a mi abuelo, a mi abuela, con un cuchillo, estuve anoche tomando alcohol con cocaína, por lo que no quería llegar en ese estado a mi casa”.
 

Ante esta situación, personal policial se desplazó hasta el domicilio ubicado en Manuel Castilla 253, del barrio El Condado. La vivienda de dos plantas, con el nombre “El Sacrificio”, de impecable presentación, pintada de rosa, prolija, con un jardín de dimensiones importantes y un ordenado gallinero en el fondo, no daba cuenta que en su interior se había llevado a cabo la masacre más horrenda que es posible imaginar.
 

Hasta allí, en horas de la noche, llegó Micael Funes, luego de haber mezclado alcohol y cocaína.
 

La investigación judicial pudo reconstruir esos momentos trágicos. Según consta en el expediente, el joven llego hasta la casa, golpeo la puerta y su abuela le permitió el paso.
 

Abuela y nieto mantuvieron una charla, hasta el momento en que se generó una discusión, que desencadenó la ira del hombre, quien comenzó a golpear a la mujer en el rostro. Tomó una cuchilla de cocina, con la cual le provocó heridas en zonas vitales.
 

A consecuencia de la pelea, intervino Ciriaco Amado Funes, quien al igual que su esposa, recibió una serie de heridas cortantes que le ocasionaron la muerte.
 

Una vez concretado el doble homicidio, el agresor salió del lugar para trasladarse caminando hasta su casa. En el trayecto escondió el cuchillo, se cambió de ropa y se acostó a dormir.
 

Cuando se despertó, su pareja lo acompaño hasta la comisaría donde brindó detalles de lo sucedido.

Avances en la elevación a juicio.
 

En principio, la fiscalía había imputado a Funes por el delito de “homicidio calificado por el vínculo” (dos resultados).
 

Luego de profundizar la investigación y a partir de los distintos informes emitidos por Policía Judicial, se estableció que el agresor hizo uso de su superioridad de fuerza, ejercida sobre dos personas mayores, que se encontraban en un estado manifiesto de indefensión y al mismo tiempo que utilizó un arma blanca, dejándolos sin posibilidades de defensa, terminó con la vida de los abuelos con alevosía como agravante.
 

Es decir, que la imputación que hoy pesa sobre el acusado se agravó y la causa fue elevada a juicio, así lo confirmó a este medio, la Fiscal Paula Kelm: “Efectivamente, la causa de Funes fue elevada a juicio, se le agravó la situación procesal, se le imputó homicidio calificado por el vínculo y alevosía reiterados, dos resultados”.
 

La fiscal también confirmó que la acusación fue recurrida por la defensa, pero el juzgado de control confirmó la acusación.
 

De no existir una nueva apelación por parte de la defensa, probablemente en los próximos días se esté haciendo efectiva la elevación a juicio de la causa a llevarse a cabo en la Cámara en lo Criminal y Correccional de Cruz del Eje.

  • El hombre había sido denunciado por su ex pareja por el presunto abuso de una niña.
  • La Fiscalía, luego de las pericias, descarto el abuso.
  • Entonces, Gabriel Fernández (56), fue “escrachado” en las redes sociales de Capilla del Monte, desde donde se promovía tomar venganza por mano propia.

 

El violento suceso ocurrió el 13 de agosto de 2017, en las primeras horas del día, cuando familiares de la expareja de Fernández, tomaron por asalto la vivienda y de forma extremadamente violenta, lo sacaron al exterior y luego de golpearlo lo ataron a un árbol, donde lo sometieron a distintos tormentos.

Al mismo tiempo que se encontraban abocados a la agresión física, le prendieron fuego a la vivienda, perdiendo la totalidad de sus pertenencias.
 

Fue tal la golpiza que recibió Fernández, que debió ser internado, recuperándose luego de varios días.
 

La fiscalía investigo el presunto abuso de la menor.
 

La fiscalía de Cosquín, en ese momento a cargo de Martín Bertone, ordenó las pericias pertinentes, incluyendo cámara Gesell, para poder establecer la veracidad de los hechos. Esta denuncia fue desechada por no existir indicios que motivaran imputación alguna contra Fernández, por ese momento pareja de la mamá de la niña.

La familia comprometida en la agresión.
 

La investigación judicial determinó que fueron parte de la agresión, la madre Flavia Saganías (41), ex pareja de la víctima, identificada como Mónica Bonifacio.
Bonifacio fue detenida junto a uno de sus hijos en la localidad de Isidro Casanova, provincia de Buenos Aires a fines de agosto de 2017. Luego este joven recuperó la libertad.
 

En los primeros meses de este año, la justicia dio con el otro implicado en el salvaje ataque. Se trata del otro hijo de Bonifacio, de nombre Emiliano Saganías (19).

Madre e hijo fueron imputados por los delitos de “privación ilegitima de la libertad calificada, lesiones graves calificadas por ensañamiento e incendio”.
 

Sobre Flavia Saganías recayó la imputación de “instigación a cometer delito”, al arengar por medio de las redes sociales a los vecinos y familiares a tomar a la justicia por mano propia.

Víctima y agresores cara a cara.
 

Esta mañana en la Cámara en lo Criminal y Correccional de Cruz del Eje, con un jurado popular, comenzó el juicio que impartirá justicia sobre este tremendo caso.
 

La Nueva Mañana, en el momento de un cuarto intermedio, habló con Gabriel Fernández, quien a pesar de su estado de nerviosismo estuvo dispuesto a contar como estaba enfrentando la situación.
 

Lo más difícil pasó ayer, porque cuando vinimos a hacer unos trámites, acá había una movilización de unos grupos de feministas y contra abusos, y yo sigo siendo hostigado, eso es lo que más me molesta de todo esto, porque ya se aclaró de que no hubo abuso, fue una falsa denuncia del abuso sexual a la nena y a mi se me sigue estigmatizando como un abusador, como un pedófilo, es lo más duro que estoy pasando ahora”, dijo mientras intentaba controlar el temblor de sus manos.
 

Además, dijo: “Es muy duro después de dos años y medio ver la cara de las personas que te intentaron matar”, describiendo también la sala de audiencias, que es pequeña y los acusados se encuentran muy cerca de la víctima.
 

Fernández, espera que este juicio termine pronto y se haga justicia para poder continuar rehaciendo su vida y reconstruyendo su vivienda.

De acuerdo a lo informado en la Cámara, el jueves próximo se estarían dando lectura a los alegatos y el viernes de esta semana se podría dictar sentencia.

*También se realizaron allanamientos en Huerta Grande.

En el marco de tareas investigativas, efectivos de la FPA realizaron un operativo que dio como resultado la detención de una mujer (40) y a su nuera (18) por presunta comercialización de estupefacientes.

La aprehensión de las mujeres se realizó en la ciudad de Cruz Del Eje, en calle Juan XXI esquina Rondeau de barrio Residencial América. En el momento de la requisa, personal investigativo de la Fuerza, incautó 338 dosis de marihuana.

Inmediatamente, dotaciones del equipo de acción táctica, desplegaron un allanamiento en una vivienda ubicada en Azcuénaga al 300 en la localidad de Huerta Grande (Punilla).

Allí, se secuestraron 192 dosis de marihuana, 756 semillas de cannabis sativa, un automóvil y elementos que estarían relacionados a la causa investigada.

El total de la sustancia decomisada es de 530 dosis de marihuana. Cabe destacar que, según investigaciones, la mujer (40) es oriunda de la ciudad de Córdoba y comercializaría estupefacientes en Serrezuela y Villa De Soto entre otras localidades del Departamento Cruz Del Eje. A su vez, Policía de Córdoba colaboró en la seguridad del perímetro externo a la morada.

La totalidad del dispositivo estuvo supervisada por el Fuero de Lucha Contra el Narcotráfico de dicha circunscripción, quien dispuso el traslado de las detenidas a sede judicial por presunta infracción a la Ley Nacional de Estupefacientes 23.737.

  • La víctima tenia 38 años, era casado y trabajaba en una panificadora.
  •  Conducía una moto Yamaha YBR e impacto contra un Volkswagen Voyage.

Hoy, alrededor de las tres de la tarde, en circunstancias que la zona se encontraba bajo una persistente lluvia, se produjo un accidente de transito en el kilometro 54 de la ruta 38 a la altura de la localidad de Huerta Grande.

El siniestro involucró a una moto Yamaha YBR, que era conducida por un hombre de 38 años, domiciliado en Villa Giardino; este rodado, impacto en forma frontal con un Volkswagen Voyage de dolor blanco, que circulaba en sentido norte/sur, conducido por un masculino de 64 años de edad, con domicilio en la ciudad de Córdoba.
 

Por causas que se tratan de establecer, ambos rodados impactaron de forma frontal, en una curva de la ruta, donde al parecer el rodeado mayor habría invadido la mano contraria.
 

El servicio de emergencia médico, una vez arribado al lugar, comenzó a prestar los primeros auxilios al conductor de la moto, tarea que le demando más de una hora de trabajo para poder estabilizarlo para efectuar el traslado al centro asistencial.
 

Al mismo tiempo, hubo que dar asistencia medica al conductor del automóvil, quien se encontraba en estado de shock.
 

Joven conductor del rodado menor, fue trasladado al hospital Domingo Funes, donde lamentablemente, llegó sin vida.
 

La fiscalía de Cosquín investiga las circunstancias del accidente, por medio de las pericias de rigor.

  • El hecho habría ocurrido en un descampado de La Falda.
  • El hombre, de acuerdo a la información obtenida, habría tomado contacto con la nena de 12 años por medio de redes sociales.

Este fin de semana, en La Falda, se vivió una situación espantosa cuando se conocieron detalles sobre el presunto abuso sexual contra una niña cometido por un joven de 20 años
 

Por la información recogida hasta el momento en fuentes policiales, el sábado por la tarde la mamá de la menor se presentó en la comisaría local para informar que su hija no estaba en su domicilio.
 

Inmediatamente la policía comenzó un operativo de búsqueda, dando con la niña, quien relato lo sucedido.
 

De acuerdo a lo informado por el Comisarió Carlos Oliva, Jefe de la Zona 3 de la Departamental Punilla: “Pudimos conocer que la menor se encontró con un hombre, el cual aparentemente, había conocido por medio de las redes sociales. Una vez efectuado el encuentro, este sujeto habría abusado de la niña, en un descampado ubicado en el barrio “Villa Caprichosa”.
 

Con los datos aportados, la policía pudo dar con el presunto abusador, logrando secuestrar entre otros elementos, teléfonos celulares para las correspondientes pericias.
 

El detenido fue trasladado al penal de Bouwer, quedando a disposición de la Fiscalía de Cosquín.

  • El Comisario Adrián Salcedo hablo con Radio Única La Falda y brindó importantes detalles sobre los procedimientos.
  • Los operativos se realizaron en Córdoba y Tartagal (Salta).
  • La banda planificaba aumentar el nivel de actividad.

 

En un operativo desarrollado de manera conjunta entre la Fuerza Policial Antinarcotráfico, Gendarmería Nacional y PROCUNAR, se logró el desbaratamiento de una organización narco que traficaba, distribuía, fraccionaba y comercializaba cocaína desde la provincia de Salta hacia Córdoba.
 

Los allanamientos fueron realizados 4 en Tartagal (Salta), 20 en la ciudad de Córdoba, más precisamente en los barrios Villa La Maternidad, San Vicente, Güemes, Argüello y uno en la localidad de Malvinas Argentinas. Colaboró en el perímetro externo Policía de Córdoba.
 

En los puntos de ventas cerrados, con ayuda de los canes detectores de narcóticos e investigadores de la Fuerza, se incautaron 21.507 dosis de cocaína (valuadas en $5.000.000), una planta de cannabis sativa, 1.029.585 pesos y 2.490 dólares, 3 armas cortas, una granada, 2 automóviles, una motocicleta, una prensa donde armaban los panes de estupefacientes y otros elementos para el fraccionamiento de drogas.
 

En los diversos allanamientos se detuvieron en total a 13 personas, 8 masculinos y 5 femeninos.
 

El operativo se llevó cabo mediante un “Convenio marco de cooperación institucional en materia de narcocriminalidad entre el Ministerio de Seguridad de la Nación, el Gobierno de la Provincia de Córdoba y el Ministerio Público Fiscal de la Nación y de Córdoba”.
 

Intervino la Fiscalía de Lucha contra el Narcotráfico del primer turno a cargo del Dr. Marcelo Sicardi quien ordenó el traslado de los aprehendidos a sede judicial por infracción a la Ley Nacional de Estupefacientes.

Estadísticas.
 

El comisario Adrián Salcedo, en la nota realizada por Radio Única Punilla de La Falda, aportó un detalle sobre las investigaciones y operativos realizados desde la creación de la Fuerza Policial Antinarcotráfico en esta provincia.
 

De ellos se desprende que la FPA hasta la fecha, cerró en el ámbito provincial 1509 puntos de venta, detuvo a 684 referentes, desbarató 138 bandas, de las cuales algunas mantenían una muy importante estructura armada para la comercialización de drogas, y puso en prisión a 5667 personas.

Cabe mencionar que el procedimiento interprovincial que logró desbaratar esta importante organización delictiva, comenzó hace 10 meses, a partir de una denuncia anónima efectuada en la línea telefónica gratuita, dispuesta por el Ministerio Público Fiscal: 0800-888-8080, que funciona durante las 24 hs.

(Mirá la nota completa más abajo)

La Fiscal de Cosquín, Paula Kelm, solicita colaboración para dar con el paradero de Enrique Alfredo Ullua, de 40 años, domiciliado en la ciudad de Cosquín, quien padece un retraso mental.

Es de contextura física delgada, de aproximadamente 1,70 mts. de estatura; de tez morocha, de cabellos corto de color negro; ojos marrón oscuro, quien vestía en la oportunidad de su desaparición campera a rayas con capucha y jogging tipo babucha de color gris y zapatillas de todos colores y una gorra con visera de boca, quien se encuentra desaparecido desde el día viernes 11 de octubre.

Toda información puede ser aportada en sede judicial o a través del correo oficial, cualquier tipo de novedad en relación al mismo al mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. y/o fax teléfono n° 03541-45414

Miércoles, 30 Octubre 2019 11:15

Madrugada violenta en La Falda

*Dos jóvenes fueron lesionados en violento robo
*Los delincuentes, además de sustraerle las pertenencias, agredieron utilizando una “punta".
 
Alrededor de la 4 de la mañana del sábado pasado, dos jóvenes que circulaban por Av. Kenedy, a la altura de la plaza saludable, fueron interceptados por delincuentes.
 
Estos dos sujetos, utilizando un elemento punzante, primero los amenazaron para robarles sus pertenencias, consistentes en una mochila con objetos personales.
 
Con total saña y a pesar de no ofrecer resistencia, los malvivientes les provocaron heridas en el rostro y en la cadera, motivando la intervención hospitalaria en el nosocomio local.
 
Los jóvenes E. B. De 19 años y D. P. de 18, manifestaron ante más autoridades policiales que fueron agredidos por dos sujetos que utilizando una punta les provocaron heridas en el rostro y en la cadera, llevándoles una mochila que contenía un perfume, un cargador y un celular color negro.
 
Los agredidos, debido a su estado de nerviosismo no pudieron aportar demasiados datos para lograr una identificación positiva de los malvivientes.
 
El servicio médico que asistió a los heridos, confirmando que sufrieron “ Cortes superficiales y escoriaciones varias”.
 
La denuncia se encuentra radicada en la Unidad Judicial de La Falda
 
  • La Cámara en lo Criminal y Correccional de Cruz del Eje condenó a Nahuel Gastón Rojas (21) a cadena perpetua.
  • Rojas asesinó a su pareja en junio del año pasado, en el dormitorio, utilizando una almohada para asfixiarla.
  • Talí Alexis Moyano (20) era mamá de una niña de 2 años, estaba embarazada y a pocas horas de una cesárea.

 

Los enfrentamientos entre dos familias, por una relación amorosa que no era aceptada, un joven papá que rechazaba a su hijo, una mujer que no quería continuar viendo a su “novio” y un estado totalmente ausente, se combinaron para que, en un arrebato de celos, la vida de Talí Alexis Moyano quede totalmente trunca bajo la presión de una almohada.
 

En las audiencias llevadas adelante en la Cámara en lo Criminal y Correccional de Cruz del Eje, presidida por el Dr. Arístides Py, junto al Jurado Popular, se fueron ventilando distintos aspectos de la vida de ambas familias, que comparten como signo común la falta de contención, encontrándose totalmente vulnerables ante los distintos problemas que genera una sociedad fracturada.
 

El estado no brindó la contención necesaria.
 

Durante el mes de mayo, Tali se presentó en la comisaría de Serrezuela, pidiendo la restricción por hechos de violencia. El 7 de mayo de 2018, la madre de la joven, también tomó la decisión de presentarse ante la autoridad policial local, exponiendo la misma situación, pero la respuesta fue la misma, se registró como una exposición y nunca llegó a la justicia.
 

La joven no fue solamente ignorada por la policía, también recibió el mismo tratamiento en el hospital Aurelio Crespo (Cruz del Eje), cuando dos días antes del homicidio, concurrió al servicio de obstetricia a pedir que le hicieran en ese mismo momento una cesárea.
 

El médico que la atendió, en su declaración dijo “La mujer llegó al servicio muy enojada, maltrató a las enfermeras y me maltrató a mí, estaba cursando un embarazo sin controles médicos”, allí la tranquilizaron y la enviaron nuevamente a su casa, con una fecha programada para la intervención quirúrgica en la semana siguiente. Pero este servicio asistencial, no le dio intervención a ningún servicio social, ni en Cruz del Eje ni en Serrezuela.
 

Las incógnitas aquí surgidas y expuestas por la querella durante el debate, nos dejan un espacio para pensar en que si alguno de estos servicios prestados por el estado, se hubiese cumplido con eficiencia, la historia tal vez… solo tal vez, hubiera sido otra.
 

Celos, el móvil del crimen.
 

De acuerdo a lo ventilado en las audiencias, Nahuel Rojas, se mostraba extremadamente celoso de su pareja, incluso llegó a agredirla en otras ocasiones por esta cuestión. A tal punto llegaba su estado, que dudaba de su propio hermano.
 

Todo cuestionamiento finalizaba en forma violenta. En una oportunidad la llevó a un lugar cercano a las vías del ferrocarril, y le provocó heridas cortantes en las piernas utilizando un cuchillo.
 

Era tal el miedo que le generaba a Talí, que no le permitía dejarlo definitivamente por temor a que dañara a su hija.
 

En la medianoche del 22 de junio de 2018, Rojas tomó del brazo a la joven y la llevó hasta el dormitorio que tenía en la casa familiar. Allí estaban solos. Al día siguiente, a primera hora de la mañana, la mamá de Nahuel golpea la puerta para avisarle que la estaban llamando, Tali se sienta en la cama y comienza a ponerse las zapatillas. Fue la última persona que la vio con vida.
 

Al mediodía del 23, Rojas salió de la habitación y pidió que llamen a una ambulancia. Tali ya estaba muerta.
 

La autopsia reveló que la joven encontró la muerte por “asfixia mecánica y el feto murió por hipoxia”. Para asesinarla, utilizó una almohada colocada en la cara de Talí y la mantuvo presionada hasta matarla. En la tela aparecieron los rastros de saliva que probaron esta mecánica del crimen. Además, se estableció que la hora de la muerte estaba entre las 8 y las 10 de la mañana.

Un imputado desafiante.
 

Así lo definen las pericias psicológicas, Rojas es un hombre que entiende la criminalidad de sus actos, pero se muestra siempre jocoso, desafiante y agresivo.
 

En la primera audiencia del pasado 19 de septiembre, el presidente del Tribunal, al igual que el abogado querellante, Ramiro Fresneda, en varias ocasiones interrogaron al imputado por las risas y las actitudes desafiantes que mostraba Rojas.
 

La defensora sostuvo que esta situación era provocada por el “estrés carcelario”, además de resultar imposible poder mantener una conversación con su defendido. En la segunda audiencia pidió una nueva pericia psicológica, llevada a cabo por profesionales del Ministerio Público Fiscal en la ciudad de Córdoba y con peritos de parte, que como resultado estableció que la actitud del acusado es provocada y se muestra agresivo y desafiante, pero es consciente y entiende la criminalidad de sus actos. Esta conclusión fue por unanimidad, avalada incluso por el perito de la defensa.

Alegatos.
 

Hoy en la lectura de los alegatos, la fiscal de Cámara Haydeé Gersicich, brindó un pormenorizado detalle de los hechos y las pruebas recabadas, pidiendo al jurado popular que aplique la máxima condena posible, prisión perpetua.
 

También, la fiscal, pidió a la Cámara que desestime el otro caso por el cual se encontraba imputado, “tenencia de arma de guerra”, hecho surgido por una denuncia que decía que Rojas había efectuados disparos al aire con un arma larga de fabricación casera.
 

El abogado querellante, Ramiro Fresneda, hizo propias las palabras de la fiscal y amplió en otros sentidos, especialmente en la mecánica utilizada para dar muerte a Tali Moyano, utilizando una almohada para asfixiarla, en una clara posición de dominio, llevando este crimen a un acto de femicidio. No solamente por la muerte, sino también por los antecedentes que sin lugar a dudas configuran la realidad de una relación afectiva comprobada.
 

Pero, además, Fresneda avanzó en dos temas fundamentales, que hacen principalmente a la prevención. Le solicitó a la Cámara que instruya a los organismos correspondientes, para que el personal policial esté capacitado de manera uniforme en toda la provincia para atender los casos de violencia familiar que se reciben en las comisarías.
 

También la querella inició trámites ante el Ministerio Público Fiscal y el Polo de la Mujer, para que la familia de Talí Moyano, pueda mudarse de la vivienda que habita en este momento, dado que la misma se encuentra justo frente a la casa de la familia Rojas y el alto nivel de conflictividad puede ser causante de algún otro tipo de violencia.
 

Por su parte, la defensa presentó el caso como “un homicidio preterintencional”, atentos a que Rojas ya había asumido la autoría del mismo. Además, argumentó que “De acuerdo a un informe científico… no existe la violencia de género, porque la violencia no tiene género” e invocó la condición de analfabetismo que tiene el acusado y algunos miembros de la familia a causa de la pobreza estructural y la falta de asistencia social.


Condena.
 

El Jurado Popular y el tribunal técnico, avalaron la petición de la fiscal de Cámara, absolviendo al acusado por el cargo de tenencia de arma de guerra.
 

En cuanto a la acusación por la muerte de Tali Alexis Moyano, el acusado, Nahuel Gastón Rojas, fue encontrado culpable del caso, condenándolo a “prisión perpetua”, por el cargo “homicidio doblemente calificado y aborto”, continuando en prisión en el complejo carcelario Andrés Abregú de Cruz del Eje.

 

La mamá de Talí Moyano, recibe el apoyo familiar luego de conocer la sentencia a prisión perpetua a Nahuel Rojas.                                         Foto: Silvia Rivero